lunes, 23 de enero de 2012

Empieza una semana ¿y ahora qué?

LOS PLANETAS: CIENCIA FICCIÓN
Pero si esto acaba y todo tiene que acabar


Es lunes, empieza una semana y nuestro despertador no suena porque no tenemos un trabajo al que acudir puntuales. Desayunamos, nos tomamos el café más lento de nuestra vida y pensamos... ¿y ahora qué? Y seguramente nos angustiaremos porque todos renegamos de la rutina pero a todos nos salva tener unos horarios y, lo más importante, una ocupación.
Debemos crearnos una nueva rutina adaptada a esta nueva situación. Es bueno matar el tiempo y las tensiones haciendo deporte por lo que es
aconsejable incluir ésta entre nuestras actividades, por ejemplo a primera hora de la mañana para obligarnos a madrugar y empezar bien el día. Es solo una sugerencia.

Clases, cursos, deporte, labores domésticas... todo conforma una nueva realidad y simplemente hay que asumirlo. No ganamos nada encerrados en casa o metidos en la cama sin saber por dónde tirar. Por supuesto, nuestra actividad principal debe ser la búsqueda de empleo y hay que sentarse varias horas en el ordenador, para navegar, investigar tendencias el mercado laboral, localizar ofertas, mejorar el currículum...

Y también, puesto que ésta es una etapa nueva de nuestra vida, disfrutemos de las pequeñas cosas que nos ofrece y se nos hará más llevadera. Concedámonos ciertas licencias. Podemos acostarnos algo más tarde de lo normal, levantarnos a una hora distinta por mucho que madruguemos, pasar más tiempo con la familia, dar un paseo a horas laborales. Sin bajar la guardia y sin dejar de buscar trabajo, seguro que es más fácil estar tranquilos si le damos la vuelta a nuestra nueva situación. Yo empapelé mis armarios y les puse estantes. Prueben ustedes a encontrar el equilibrio entre la búsqueda activa de empleo y los momentos de relax que todos necesitamos.

¡Buenos días!

No hay comentarios: